DIETA ESPIRITUAL:

 10 Prácticas simples para incluir en un día cotidiano

“En una palabra, soy dueño de mi alma en aquellos casos en los que uno tiene algún derecho de serlo, y puedo elegir mis simpatías y antipatías.” – August Strindberg

¡Que interesante es la persona que quiere mirar adentro! Hemos estado en búsqueda constante de sentirnos mejor, de cambiar las circunstancias y hemos esperado que ocurra algo repentino que modifique la vida. Para esto, nos hemos aferrado a los mismos pensamientos, repetimos actos a diario y nos enfocamos en transformar conforme a la marcha. Estoy cierto de algo, el único cambio alcanzable es el interno, de manera personalísima; mi estimado/a, la realidad seguirá como es, nuestra pareja NO va a cambiar, la atmósfera es una y la gente es libre de vivir como desea. Lo que hay que comprender -y sólo eso- es que el conflicto habita en nosotros mismos, vive arraigado en nuestros sentires como monstruo de mil cabezas, y que la tarea es el profundo trabajo interior. Es decir, para sentir distinto, para fabricar nuevas ópticas, para disfrutar el momento y ampliar el panorama, necesitamos hurgar en los fueros más hondos a partir de la práctica de una vida espiritual. En otras palabras, hacer cosas diferentes para obtener resultados diferentes. De adentro hacia afuera. El giro ciento ochenta grados de la vida deviene de un aprendizaje: aprender a sentir, o bien, vivir en consciencia. Te dejo unas sugerencias que -por añadidura y sin percibirse a corto plazo- alimentan el espíritu, tan importante como las tres o cinco comidas del día. Lector ¡no huyas!

1         MEDITA

Entendida como la práctica oriental -no es reflexión-. Por la mañana, a la par del desayuno, practica la meditación -con previa enseñanza-. La raíz de una vida apática y sufrida es el miedo (a la gente, a vernos vulnerables, a fracasar, a ser abandonados, a relacionarnos, a sentir amor). El ejercicio de meditar nos regresa a nuestro centro, nos permite observar y sentir sin analizar, aquieta los pensamientos, intensifica la lucidez, aumenta la concentración, calma emociones -ansiedad, angustia, enojo, miedo-, relaja el cuerpo, calla las ideas catastróficas y sobre todo acelera el proceso de concientización. Sólo unos minutos, antes de salir a enfrentar el día.

2         CONTEMPLA LA NATURALEZA

Al salir de la puerta principal, voltea al cielo, observa tu derredor, respira hondamente, escucha los ruidos. Si puedes, agradece el día. Son tres minutos antes de transportarte. Pequeños actos nos enseñan a volar largo y a andar con alegría. A paso pausado para disfrutar, aunque tengas prisa, aunque no quieras. Riéndote.

3         BÁJALO A PAPEL

Lleva contigo una libreta. Crea la ocasión para escribir en una o dos frases los pensamientos que te atormentan, las ideas, los sueños, lo que surja en tu mente durante el paso del día o algo que quieras escupir. Algo así como catarsis por medio de la escritura. Es un itinerario vital. Me gusta el sentimiento de escribir a mano, aunque puedes hacerlo en las notas del celular. Riéndote.

4         JUEGA CONTIGO

No te tomes tan en serio, no somos tan importantes. Búrlate de ti, con cariño. Nada es personal. Acompáñate en el día, tómate de la mano y hazte consciente de que estás contigo. Juega de tu lado, amígate de lo que sientes. Suéltate, lejos del control. Dale un aplauso a las circunstancias que te están enseñando a vivir. Disfruta de tu compañía y aléjate del protagonismo. ¿Qué necesito para estar contento hoy? Riéndote.

5         NO TRAGUES VENENO

Evita criticar. Evita analizar la vestimenta de los que te rodean. Evita aparentar. No des explicaciones acerca de quién eres o qué has hecho, es decir, no te tomes tan en serio. Evita buscar el reconocimiento. Lo más importante, es no desear tener la razón, eso, allana el camino, lo vuelve liviano, ligero, simpático. Evita insultar. Evita la negligencia. Sólo es no tragar veneno. ¿Por qué mi necesidad de imponerme? Riéndote.

6         SIENTE

Escucha, no oigas. Observa, no veas. Degusta, no comas. Acepta, no evadas. Vive, no estés vivo. Al espíritu le es despiadado que rechacemos lo que sentimos. Es vivir meditativamente. ¿Por qué me está afectando lo que pasó? Riéndote.

7         HAZLO DISTINTO

Es vivir creativamente. Invita a comer a quién no lo has hecho, pasa por un helado antes de regresar a casa, tiende la cama diferente, conversa con nuevas personas regalándoles tu oído, crea momentos silentes en soledad, lee, habla lo que sientes en público, que tus respuestas no sean las mismas de ayer, márcale a tu amigo del pasado, acércate a la persona que te gusta. ¿Hoy, qué hago nuevo? Riéndote.

8          PRACTICA UN ACTO DE SERVICIO

Significa no hacer daño, no intentar cambiar a las personas a nuestra imagen y semejanza. Significa estar atento al que necesita ayuda, en la calle, en el trabajo, en casa. Domar la lengua, sacudiendo el ensimismamiento. Un acto de caridad al día. Riéndote.

9         REFLEXIONA

Sentarse con una taza de té antes de dormir. Una introspección honesta del día. Sin etiquetar como bueno o malo. Sin juicio. Es información para caminar más libres y sin inquietud. Riéndote.

10     EVITA EL ALCOHOL Y LAS DROGAS

Por el hecho de que estamos aprendiendo a sentir, a no desinhibirnos. Estas sustancias son perfectas para separarse de la realidad y huir ¡No huyas, lector! Pronto podemos enamorarnos de la existencia sin la necesidad de la famosa “copita de vino”. Riéndote.

La raíz es tener como objetivo no detener la búsqueda, entonces, toma sentido en sí misma la espiritualidad, que es búsqueda, que es conquista. No hay verdad universal. Lleva la espiritualidad un día a la vez. Se pone mejor si le agregas ejercicio físico, ejercicio mental. Y se corona pidiendo ayuda, en alguna terapia y me atrevo a decir, haciendo parte de nuestra vida a un Poder Superior.

                                                                                               Por Gustavo Llorente

Foto: Amaya Martínez

Facebook e Instagram: Amaya Martínez Photography   @amayamartinezphotography

4 comentarios en “Dieta Espiritual: 10 prácticas simples

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s