A mi padre, por ser antagonista del poema

 

¡Basta! No mandes más dinero.

No insultes a mi madre, no le grites.

No escondas bajo etiqueta tu miseria.

No adules tu negocio frente a mí.

No ensalces a los clientes.

No aconsejes sin ejemplo.

No me impresiona el intelecto.

No pases sin voltear y ¡abrázame!

¡Aparécete en tu propio hogar!

Con afecto, con alegría, sin estrés.

Agradece cuando sirven la comida.

¡Acéptame tal y como soy!

A mis hermanos ¡ámalos!

Candil en la empresa, losa familiar.

Salúdame como a un mejor amigo.

¡Quita el vino de la mesa!

Charlatán.

Desdeñoso.

Calculas el tiempo.

 Y economizas el amor.

¡Sé mi padre!

No cartera.

Por Gustavo Llorente

Foto: Amaya Martínez

Facebook e Instagram: Amaya Martínez Photography   @amayamartinezphotography

Un comentario en ““PATERNIDAD IMITADA”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s