“El loco siente lástima del cuerdo, y a partir de entonces la idea de su superioridad comienza a despuntar en el horizonte de su intelecto. Pronto aumentará, crecerá y estallará como un meteoro.” – Charles Baudelaire en Los paraísos artificiales

Prometiste referirme con la sociedad, mejorar mi sentir. Ahora nada siento, y repudio a las personas. Estoy corroído y desgarrado. Pactamos gracia y confianza. Ahora, en el alma traigo asfixia. Me asquea ver mi rostro en el espejo, estoy podrido y enloquecido. Firmé con sangre ser tu aliado, defenderte, justificarte, a cambio de que me darías la paz. Ahora estoy recluido, sin familia alrededor, con mi madre muerta, y yo como culpable por ser el precursor de su angustia. Sentenciamos juntos una realidad distinta, placentera. Ahora estoy fuera de ella. Me tortura no tenerte. No descifro lo que sueño fue y lo que drogado pensé. Está progresando el vacío, me posees, como el espíritu más poderoso y dañino al cual pude acudir. Estoy muerto en vida por tu autoría y no puedo soltarte. Un porro y ya, sólo una línea, la última copa, dame mi jeringa. Lujuria, travestis, pleito. Mi padre en rodillas, mi pareja con mis golpes, mis hijos palidecidos, el suicidio de mi amigo, y la degradante mirada de los otros. Un porro y ya, la última copa. Te sigo defendiendo, justificando, soy tu aliado y tu esclavo. Servidor tuyo, para ti existo, su majestad. Cualquier sentido lejos de ti lo ignoro. Me drogo porque quiero, cuando quiera lo detengo. No tengo el problema. Eres hermosa, natural. Mi cerebro se ha torcido, la razón es de un mendigo. Ese cerebro que alguna vez fue de niño, está triturado, órgano vital derretido. Te sigo amando, solemne alteza. Me estás vapuleando. Sigo tus órdenes, amorío de la vida: ya quiero matarme. Mátame, me gustaría ser sepultado embriagado, desahuciado como me has dejado. Conozco al vendedor de cada barrio, tiene mis tenis, mis lentes, y yo te seguiré cuidando. Confío en tu promesa, en el pacto, en la firma, en la sentencia. Ya recorrí las peores calles, he visualizado sombras, escuchado voces; tiemblo en la mañana, muero de sed, sacas la náusea con fuerza y regreso a ti para olvidar. Dame esa paz, hazme sentir seguridad, empodérame de confianza. Hazme sentir el momento en el que nos conocimos. En este catre te sigo adorando y venerando, con la puta ansiedad ladeándose en mi pecho. Voy a buscarte, seguiré buscando hasta que me des esa promesa. Sabes bien que me posees, espíritu satánico. Arrancas mi lengua, destruyes mi nobleza, coges mi cuerpo y me revientas la frente contra el suelo. No puedo parar, respiro poco, y ahora quién soy. Sólo temor y dolor. Siento un feroz torrente de sangre, el palpitar por terminar, bilis, descontrol del esfínter. Estoy humillado y avergonzado, con el espíritu ennegrecido. Uno más, la última y ya. Otras muertes, más violencia, dormí en la celda, parálisis facial. Odio y repudio del mundo hacia mi, y yo hacia él. Ojalá que nos pudramos todos juntos. Una copa más. Los odio, me han lastimado, me han dañado, me han ofendido, me han hecho a un lado. Jodida realidad. Se fue un riñón, hay cirrosis, y daño cerebral permanente sin mi gente. Me apesta el hocico y todo el cuerpo ¡Que elegante la copita de vino! ¡Que chistoso el porrito! Mi jeringa, la pipa, la llave, la tacha ¿Dónde están? ¡Destrúyanme sin piedad! ¡Madre Mía, ayúdame! ¡Madre de mi corazón, a tus pies estoy! ¡Rendido, hermosa señora! Líbrame del infierno puesto en tierra. Me pongo a tu servicio, me abandono en tus promesas. De espaldas caigo a las manos de Dios, aunque sea por un segundo. Quiero despedirme dignamente de este mundo. No permitas que muera ahora. Dispuesto a todo, dolido y abatido. Haz de mi lo que quieres. Y, entonces, que pueda juntarme con mis hijos, entregarme a esta vida, valorar la lucidez.

¡Gracias, Madre mía! Es que estás tú aquí que eres mi madre.

POR GUSTAVO LLORENTE

Facebook: Paco Talcós       Instagram y Twitter: @pacotalcos

Foto por: Rosendo Quintos     Facebook:    Rosendo Quintos Fotografía     http://rosendoquintos.com/   Instagram: @rosendo_quintos

12 comentarios en “VERSO CONTINUO DE UN ADICTO: Tenebrae

  1. Me gustó mucho como la forma en que está planteado el tema,,no es pasado no es futuro no eres tu es el otro” incluso pensé en BARROUGS,, pero no éste es descarnado,,poético que toca y rasga es espíritu,, con frases que te detienen en seco” está progresando el vacío” que contiene el vacío,,,,,,,,,,

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s