“El precio de escribir poemas de madrugada fue que nunca se enteró que para ella eran.”- Paco Talcós

I.

Así huele tu alegría;

tiemblo, y tu cuerpo lejos.

Será sentir la caricia,

el ardor de mis sentidos.

II.

¿Dónde la acorralo, dónde?

Si por Dios es protegida,

separada por la calle

tan cercana y perdida.

 

III.

Diseñado con urdimbre,

su vestido predilecto;

fiado como su nombre,

lejana mujer de ensueño.

 

IV.

Sabiduría obrera,

estilizado el corazón,

tiene mágica ternura,

la misma de mi sinrazón.

 

V.

Conoce, pues, al poeta;

y de sentir lo que siento,

de ver el fondo de mi alma,

gritarás un franco te amo.

Por Gustavo Llorente

Copyright © Todos los Derechos Reservados

Foto por: Rosendo Quintos

Facebook: Rosendo Quintos Fotografía

http://rosendoquintos.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s