Inspirado en cinco grandes espíritus, mi familia.

“Mi posición era terrible. Sabía que no encontraría nada por la vía del conocimiento racional, salvo la negación de la vida, mientras que en la fe no encontraría nada salvo la negación de la razón…” Lev Tolstoi en Confesión

Su vida fue campirana. Labró incontables hectáreas. Algo de especial tenían los frutos que por su autoría surgían. Algún tipo de deleite emanaba de las flores que plantó Patrick Koertig, el campesino de Tegernsee. Vio entrar y salir a miles de paupérrimos hombres, también los vio morir. Dicen que inspiró a Tolstoi para resolver sus últimas dudas existenciales.

Es triste pensar que su familia se desunió desde antes de su adolescencia; a sus prontos once ya dominaba el arado y el rastrillo, acompañado de puro desconocido. Se amigó del sol ¿Para qué reclamarle si su presencia era inevitable?

En las noches -arrastrando catorce horas de trabajo- se acostaba para ver las estrellas, y en un papelito le recordaba al sol lo que le hacía sentir. Al puro estilo de los versos; a simple vista eran iletrados, a larga, veraces y sabios. La mayoría decían: “Me cansa tu inflexibilidad”. Patrick fue un espíritu noble y despierto, como sus ojos al nacer ¡Un aplauso para él!

Las últimas palabras que le escribió al sol fueron: “Es simple, todo es por cucharaditas.” Hacía alegorías gastronómicas por ser el cocinero de los demás obreros. Asoleado, cansado, en vela, todas las noches llevaba a las pocilgas el pan de centeno. Lo asombroso era el conocimiento práctico del que estaba dotado, sin haber sido partícipe de una civilización extensa. Su trote no se despegaba de los campos alemanes y rusos. Caminador innato e incansable. Pasó una década desde su muerte para que un terrateniente adinerado encontrara sus versos y un pedazo de piedra con enumeraciones grabadas. Se parecía a una receta; seguramente era la del pan de centeno ¡NO! ¡Terminó siendo un recetario completo! De platillos impensables. Se llamaba: “Simple” o en alemán “Einfach”.

Sus procesos de cocción desmenuzan las pesadumbres de cualquier hombre, las muestra como diminutos granitos de sal. Por gratitud a Patrick lo traduje al castellano; él se tardó una vida grabando y regrabando una piedra, hoy no tengo la displicencia suficiente como para omitir la labor que me toca. A continuación, el más simple alimento para el alma:

“Einfach”

  1. Sauerkraut de Orgullo: Pica el conocimiento. Agrega un vaso de consciencia. Para marinarlo, servicio. Ferméntalo aceptando. Usa la salsa que no te gusta. Adorna el platillo con un corazón.

 2. Pretzel de Ira: Hazlo dulce. Hornea lejos de los demás. Mójalo en catarsis. Remójalo en meditación. Vuelve a remojar. Remoja otra vez. Obligatorio el Sauerkraut.

 3. Eisbein de Lujuria: Resguárdalo, no querrás que contamine los demás alimentos. Para su cocción: Imagina al ser cuando era un niño. Acompáñalo con nuestro Sauerkraut.

 4. Knödel de Avaricia: Es sano comerlas a diario. Cocer con alerta: ¿Qué necesita él? Cuando estén listas vacíalas y ponlas a reposar. Acompáñalo con un Brezel y Sauerkraut.

 5. Kartoffelbrei de Gula: El mejor instrumento para machacar papas lo encuentras en Somalia. Escoge bien las papas, no recojas las de la ansiedad. Lávalas bien… con el vaso de consciencia ¡Que no falte el Sauerkraut!

 6. Gebratene Fleisch de Pereza: No la consumas mucho, hay gente que se paralizó. Fríela en cualquier acción incómoda. Y ya. A un lado, agrega el Sauerkraut.

 7. Strüdel de Envidia: Postre innecesario. Sólo no lo prepares. Mejor, cómete un Sauerkraut.

Por Gustavo Llorente

Copyright © Todos los Derechos Reservados

Foto por: Amaya Martínez

Facebook: Amaya Martínez Photography

@amayamartinezphotography

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s