Nacimos envueltos por una estirpe,

la progenie dotó de voz a todo el pueblo

para cosechar algún abeto inmarcesible,

de linaje transformado en tierra y rastrillo.

Sembramos bajo ínfula, bajo altivo,

torcido o recto pero imponente,

con el mismo verde, el mismo fruto,

y la sombra delimitando nuestra parte.

Los vientos y aires dejarán resabio,

todo es hartazgo, ahíto y pena;

entonces, el tiempo es cansado,

todo es apatía, bostezo y negrura.

Llegará la paz cuando la busquemos,

cuando en ristre tomemos el servicio;

llegará si a los vicios renunciamos,

y cuando en ristre tomemos el servicio.

Es que hurgar en él descansa, acaricia,

desarma el prurito que enloquece,

llenando el alma de albor y fragancia;

cuestionando nuestro orgullo se enaltece,

Si fuéramos mudos ante el ego,

seríamos domadores y gobernantes.

Si fuéramos mudos ante el ego,

la victoria la tendrían los serviciales.

Por Gustavo Llorente

Copyright © Todos los Derechos Reservados

Un comentario en “SI FUÉRAMOS MUDOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s