PERFUME INODORO

  Jimena Larrazábal empuñó el mango del espejo de la abuela. Se puso el colorete, el gupillón y un poco de gloss. Estaba por salir a la universidad cuando, en la entrada de su fastuosa mansión, recordó no haberse rociado del perfume predilecto. Ondeando la mano le dijo adiós a su padre presuroso, y luego,…Read more PERFUME INODORO